martes, 15 de mayo de 2012

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDA-H)



Se trata de un trastorno crónico del desarrollo que se caracteriza fundamentalmente por una disminución en el espectro de la atención y por dificultades en el control inhibitorio que se expresa a través de la impulsividad conductual  y cognoscitiva, así como por una hiperactividad motora y verbal. Se desconocen las causas que lo originan.

Factores desencadenantes
  • Evolutivos (eclampsia en el embarazo, estrés fetal, bajo peso al nacer, hemorragia ante parto, etc.)
  • Psicosociales (pobreza, vida familiar caótica, etc.)
  • Biológicos (exposición al plomo, tabaco, etc.)
  • Neuroquímicos (sistema dopaminérgico, sistema serotoninérgico)
  • Neurofisiológicos (patrones anormales del EEG con incrementos de las bandas θ y α, así como actividad disminuida de la banda β en regiones medias y anteriores. Por medio de la neuroimagen, patrones de inmadurez principalmente en el córtex prefrontal-dorsolateral y en los núcleos caudado y pálido del hemisferio derecho)


Criterios para el Diagnóstico del TDA-H
I.      (1) ó (2)

(1)  Síntomas del aspecto: Desatención. Seis o más de los siguientes síntomas de desatención que hayan persistido por lo menos durante seis meses con una intensidad desadaptativa e incoherente en relación con el nivel del desarrollo.

Cuando la persona a menudo:
a)    No presta atención suficiente a los detalles o comete errores por descuido en las tareas escolares, en el trabajo o en otras actividades.
b)    Tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas.
c)    No parece escuchar cuando se le habla directamente.
d)    No sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares u obligaciones.
e)    Tiene dificultades para organizar tareas y actividades.
f)     Evita, le disgusta o es renuente a dedicarse a tareas que requieran un esfuerzo mental sostenido (como trabajos escolares o domésticos).
g)    Extravía objetos necesarios para tareas o actividades.
h)   Se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
i)     A menudo es descuidado en actividades diarias.

(2)  Síntomas del aspecto: Hiperactividad/impulsividad. Seis o más de los siguientes síntomas de hiperactividad/impulsividad que hayan persistido por lo menos durante seis meses con una intensidad desadaptativa e incoherente en relación con el nivel de desarrollo.

Cuando la persona a menudo:
a)    Mueve en exceso manos y pies o se mueve en su asiento.
b)    Abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentado.
c)    Corre o salta excesivamente en situaciones en que es inapropiado hacerlo (en adolescentes o adultos  puede limitarse a sentimientos subjetivos de inquietud).
d)    Tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
e)    Está “en marcha”, o suele actuar como si tuviera un motor.
f)     Habla en exceso.

Síntomas del Aspecto: Impulsividad. Cuando la persona a menudo:
g)    Precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas.
h)   Tiene dificultades para guardar turno.
i)     Interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (Ej.: juegos o conversaciones).

II.            Algunos síntomas de hiperactividad/impulsividad o desatención que causaban alteraciones estaban presentes antes de los 7 años de edad.
III.           Algunas alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en dos o más ambientes (Ej.: escuela, trabajo y casa).
IV.          Deben existir pruebas claras de un deterioro clínicamente significativo de la actividad social, académico o laboral.
V.           Los síntomas no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental.

Bibliografía

COSSIO, A. (2012). Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad  (TDA-H). Presentado en la cátedra de Problemas de Aprendizaje, en la Universidad Ricardo Palma. Lima: URP

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...