jueves, 10 de mayo de 2012

Trastornos de personalidad - Parte 2

Originalmente Publicado en Entropyaz Blog 



Personalidad histriónica (histérica)

El trastorno de personalidad histriónica (histérica) es un trastorno que implica un patrón de expresión emocional y búsqueda de atención excesivas, incluyendo una desmedida necesidad de aprobación y una actitud de seducción inadecuada, que generalmente comienza en los primeros años de la vida adulta.

El ganarse la estima y la admiración de los demás es importante para ellos; por tal motivo, la búsqueda de la atención y la conducta teatral tienden a ser características.

Su inmadurez emocional se expresa con una respuesta emocional exagerada e infantil a cualquier cosa que hiera su vanidad. Surgen incoherencias en el comportamiento porque su personalidad histriónica puede adoptar cualquier patrón de conducta que lo sitúe en una posición favorable o que acreciente la autoestima.

En nuestra cultura esta forma de trastorno de la personalidad es más frecuente en mujeres, pero también se observa en varones; El estilo de vida de las personas histriónicas conduce por sí mismo a establecer fácilmente relaciones superficiales, pero estas personas raras veces están involucradas emocionalmente de forma profunda.  Pueden combinar la provocación o la sexualización de relaciones no sexuales con disfunción o temores sexuales.

Detrás de su comportamiento sexualmente seductor se esconde un deseo infantil de afecto y protección no sexual; es decir, tienden a ser dependientes.
Son posibles los comportamientos promiscuos con muchas parejas porque la persona histriónica carece de vínculos reales con alguna de ellas.

Son muy manipuladores, y tratan las crisis que surgen de estas relaciones superficiales con un comportamiento manipulador, en las que puede incluir amenazas suicidas y la astuta explotación de las susceptibilidades emocionales de las otras personas.

No se desarrolla introspección porque pueden olvidar o reprimir fácilmente las experiencias desagradables o aquellas que las desacreditan; la responsabilidad por las desgracias y los fracasos generalmente se atribuye a los demás. La disociación es un mecanismo de defensa a menudo empleado.



Trastorno Evitativo

Suelen ser hipersensibles al rechazo, se caracterizan por poseer un fuerte deseo de afecto y aceptación; temen iniciar relaciones, a no ser que estén seguros de su aceptación incondicional. Se afectan claramente por su falta de capacidad para relacionarse de una forma adecuada con los demás. Se muestran tímidos y vergonzosos.



Trastorno dependiente

Estos individuos ceden la responsabilidad de las principales áreas de sus vidas a los demás y permiten que las necesidades de aquellos de los que dependen se antepongan a sus propias necesidades. Carecen de autoconfianza e iniciativa y sienten un intenso malestar cuando permanecen solos durante más de un período corto de tiempo.



Trastorno Narcisista

Tienen un exagerado sentimiento de su propia importancia y están absorbidas por fantasías de éxitos sin límites. a menudo también están preocupados por sentimientos de envidia.
Buscan, de forma exhibicionista, atención constante. Las relaciones con otras personas oscilan entre los límites extremos de idealización y desprecio. También muestran habilidad para la explotación interpersonal e hipersensibilidad al fracaso y a la crítica.

Al igual que en el caso de un paciente hipocondríaco, las quejas y reclamos del paciente narcisista pueden estar causadas por un dolor emocional genuino, pero profundamente oculto.


Bibliografía:

  • MONTERO, A. (2011). Trastornos de Personalidad. Presentado en la cátedra de Diagnóstico Psicológico, en la Universidad Ricardo Palma. Lima: URP

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...