domingo, 3 de junio de 2012

Infografía: ¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?



La depresión es una emoción negativa que puede ser entendida como hundimiento, tristeza o aflicción, e incluso tiene variadas formas de concebirse en su etiología (es decir, el estudio de las causas de la depresión) que pueden ser endógenas o exógenas por pérdida de objeto afectivo.

Según Dorsch (1994) la depresión es el estado de ánimo triste, deprimido, de mal humor, con inhibición del curso del pensamiento, débil voluntad e incapacidad de decisión. Es una manifestación normal cuando hay causas exteriores que la explican. Sin una base normal suficiente y en grado intenso, se presenta en diversas enfermedades mentales, especialmente en la psicosis maniacodepresiva (periodo depresivo). Merani (1980) manifiesta que la depresión es un estado mental que se distingue por aflicción y desconfianza, acompañado generalmente por la ansiedad.

Gorman y Montero (2002), en su obra Célula madre ADN, explican como la estructura del ADN se deforma por las presiones de las impresiones fanáticas o autodestructivas que tiene el paciente deprimido.

La depresión, en un principio, fue considerada en clínica como una neurosis, pero hoy es vista como un trastorno del estado de ánimo de naturaleza psicológica, matizándose con componentes bioquímicos siendo la serotonina (un neurotransmisor) cuya alza en concentración promueve la depresión del estado de ánimo, lo que conlleva a la tristeza.

Partiendo del significado del término "depresión" como "hundimiento", lo entenderemos como una disminución o baja energética de algunos componentes de la persona: en la energía vital o biológica se manifiesta como desvitalización (falta de voluntad, iniciativa o ganas de hacer más o menos cosas, trabajos, actividades, etc.); en la afectividad se expresa como tristeza, vacío existencial, autoculpa, soledad, etc.; en la mente se crea ofuscamiento, pesimismo, aumento descontrolado de pensamientos negativos dominantes, inseguridad, etc. Hay otros síntomas, pero éstos son los más frecuentes y universales que suelen manifestarse conjuntados – no aislados – en el caso de un estado depresivo; es decir, una persona que únicamente viva la tristeza, o el pesimismo, o la inseguridad o el desgano, no necesariamente está deprimida.

Aunque funcionan interrelacionadas, vamos a dividir las causas de la depresión en externas e internas. Las causas externas son claramente identificables como pérdida de un objeto afectivo, y se trata de desencadenantes que, al incidir sobre la previamente creada desarmonía interior, despliegan el estado depresivo. Como ejemplos frecuentes están las desilusiones afectivas, los conflictos interpersonales, la marginación o aislamiento por parte de otras personas, la jubilación no aceptada, migración los problemas económicos, la muerte de alguien querido, etc.  Conocer estas causas nos sirve como ayuda para salir de la depresión o como prevención si no se está en ella.

SINTOMATOLOGÍA
Según DSM IV:
1° Estado anímico triste.
2° Pérdida de interés por la vida.
3° Pérdida/aumento importante de peso.
4° Dificultad en el sueño (insomnio o hipersomnia).
5° Lenificación motora o agitación motora.
6° Fatiga sensorial y física.
7° Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva.
8° Dificultad para pensar y concentrarse, o indecisiones.
9° Pensamientos recurrentes de muerte, ideas suicidas, plan suicida.
10° Inhibición del deseo sexual, clausura de sus relaciones interpersonales.

Niveles de Diagnóstico:
De  1 a 4 síntomas LEVE
De 06 a 08 síntomas MODERADO
Más de 08 síntomas SEVERO

LAS CONSECUENCIAS DEL ESTADO EMOCIONAL DEPRESIVO SON:
  • Pérdida de la motivación
  • Deseos de desaparecer e ir a otro lugar donde no se conozca a nadie.
  • Sentir escaso manejo sobre la propia vida.
  • Experimentar poca fuerza de voluntad y energía vital.
  • Deseos de abandonar las tareas pendientes.
  • No tener idea clara sobre por qué y para qué hacer las cosas.
  • Retraimiento y aislamiento social.
  • Desesperanza frente a la vida.
  • Pérdida de satisfacción en las actividades cotidianas
La importancia de este tema radica en que actualmente la Organización Mundial de la Salud, considera un número de 127 millones de personas que padecen de síntomas depresivos, es decir el 24% de la población mundial. Si no se presta atención a tiempo puede convertirse en algo crónico e indeseable para la vida.




Bibliografía

  • MONTERO, A. (2012). Depresión. Presentado en la cátedra de Diagnóstico Psicológico, en la Universidad Ricardo Palma. Lima: URP

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...